Saltar al contenido

Frases de venta prohibidas ¡Que no se te escape ni un cliente!

Frases de venta prohibidas

Ya te conté cuáles son las mejores técnicas de cierre de ventas y ahora te voy a explicar las frases de venta prohibidas.

Sí, sí.

¡PROHIBIDAS!

Vender es un arte en todos los sentidos. Por eso quienes se dedican a este tipo de actividad deben ver su trabajo como algo delicado.

Es necesario desarrollar un gran talento y hay que evitar técnicas erróneas que pueden echar por tierra todo el trabajo.

Frases de ventas prohibidas

Lo cierto es que el mundo de la venta es uno de los que más ofertas de trabajo generan, pero eso no quiere decir que todos los que se dedican a este mundo lo hagan con la profesionalidad que se espera.

La clave es que falta la formación necesaria para ejercer esta labor.

Y ahí es en donde tú puedes destacar siguiendo mis consejos.

En muchos casos las personas se ponen al teléfono o llaman a una puerta sin apenas preparación.

Así que aprovecha este error de la mayoría para hacerte un hueco y ser el vendedor con el que toda empresa sueña.

Si te quieres enfocar al telemarketing, hay muchas técnicas que puedes seguir.

Sea como sea, una de las claves que necesitas conocer son las palabras a evitar en ventas.

Son palabras no recomendables para tratar con clientes, que pueden arruinar cualquier operación.

Palabras a evitar para cerrar ventas

Conocer las palabras a evitar para cerrar ventas es
fundamental
. Pero no solo tienes que
saber esas palabras prohibidas en ventas para conseguir colocar tu producto,
sino para llevar el proceso de la mejor forma posible.

Lo cierto es que uno de los aspectos más importantes a la hora de vender es la naturalidad.

Palabras a evitar para cerrar ventas

Olvídate de convertirte en uno de esos vendedores que parecen un robot. Tienes que sonar convincente. Y nada mejor que la naturalidad.

Para convencer te pueden ayudar algunas de las técnicas de copywriting persuasivo más importantes.

Pero también hay otras maneras de conseguir cerrar una venta con un cliente.

Una de las mejores formas de conseguirlo es descartar de tu vocabulario estas expresiones muy típicas en los vendedores más precarios.

A continuación, te cuento cuáles son las principales frases a evitar y te cuento por qué no debes utilizarlas.

Yo no lo utilizo

No es habitual que entres en una casa para vender algo y digas directamente que tú mismo no lo utilizas. Pero hay ocasiones en las que se da la vuelta a la tortilla y la conversación deja de estar dominada por el vendedor y pasa a estarlo por el comprador. En ese momento la venta empieza a estar perdida.

Es como tirarse al abismo sin paracaídas.

Yo no lo utilizo. Frases prohibidas para cierres de venta

El remate puede ser emplear alguna de las frases o palabras peligrosas a evitar en el proceso de venta.

Una de ellas es cuando al ser preguntado por ciertos detalles acabes confesando que en realidad tú no utilizas este producto.

Por ejemplo, imagina que vendes un filtro para el agua, el cliente te pregunta si cambia su sabor y le contestas que realmente tú no lo tienes en tu casa. Es difícil que piense que es algo realmente útil.

En algunos casos no será viable contar con el producto, pero asegúrate de haberlo probado, si es posible, y de conocerlo a fondo.

Es política de empresa

Otras palabras a evitar para cerrar ventas es que algo es política de empresa.

Al cliente en realidad no le incumben ni le interesan esas cuestiones.

Busca una alternativa para explicar que no puedes hacer algo. Ni siquiera le digas que no puedes hacer algo, salvo que sea muy evidente.

Ese no es mi trabajo

Nunca debes culpar a otros de lo que pase, ni decir que tú no te ocupas de cierta labor. No es algo que al cliente le interese.

Hazle ver que te puedes encargar de todo lo que necesite.

Además, garantiza a tu cliente que en todo momento supervisarás el proceso y te mantendrás en contacto.

Tú confía en mí

El cliente no tiene que confiar en ti con algo parecido a una fe ciega. De hecho, son  palabras a evitar para persuadir.

El potencial consumidor no va a comprar un producto o contratar un servicio porque confíe en ti. Lo hará porque le demuestras que tus argumentos de ventas son sólidos.

El confía en mí suena un poco a relación de pareja y además a traición.

Repetimos que, aunque es cierto que debes vender con tus buenos argumentos, a la hora de la verdad la clave es contar con un producto o servicio de calidad.

Hoy no estoy trabajando, disculpa

Hoy no estoy trabajando, frases a evitar para cerrar ventas

Una palabra mal elegida puede arruinar cualquier venta, pero es que una frase como esta puede tirar por la borda cualquier operación.

Imagina que te has cogido el día libre o que es  fin de semana. Un cliente te llama para algo importante y le dices que hoy no trabajas.

Es cierto que hay que ver el trabajo con equilibrio y no dedicarle las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Pero si no es una llamada que vaya a durar mucho tiempo, por qué no darle una solución al cliente.

Si ves que quiere extenderse, dile que en cuanto llegues a la oficina le enviarás cierta información que le tienes preparada.

Entonces lo dejamos ya

Imagina que ya has utilizado todos tus argumentos de venta. Has vencido cada una de sus objeciones y aún así no logras convencer al cliente para que compre tu producto o contrate el servicio que le ofreces. ¿Qué haces cuando esto sucede?

Pues si hay unas palabras a evitar en ventas es sin duda las de:

“Venga, vale lo dejamos ya”.

Es cierto que nadie quiere perder el tiempo en una operación que está más que claro que no se va a cerrar, pero las formas hay que conservarlas siempre.

¿Por qué?

Por varias razones.

1ª razón:

No te representas a ti mismo, sino a tu empresa. Por lo que en todo momento debes dejar una imagen de profesionalidad.

2ª razón:

La vida es muy larga y lo que hoy es un no, mañana puede ser un sí.

3ª razón:

En el mundo del marketing siempre se dice que un cliente satisfecho puede ser el mejor embajador. Pero uno que se lleve una mala imagen puede ser el peor, evítalo.

Si llegas a ese punto de no retorno, lo mejor es que digas algo así como:

Hablamos más adelante, estoy esperando que se presente cierto producto (o cualquier otra novedad que puedas traerle).

Es decir, deja la puerta abierta para poder retomar el tema en otro momento.

Ahora ya sabes las palabras a evitar en ventas, así que ¡no las utilices!